“…el giro social hacia horizontes más dignos ha de iniciar en la familia y luego en la escuela…”.

En la actualidad, el país se encuentra sumido en una intensa actividad política, previa a las elecciones presidenciales que se efectuarán en mayo. En este marco, los debates televisados han permitido a los colombianos, recibir de la fuente original, información sobre las respectivas propuestas programáticas. Un punto que se debe resaltar en esta campaña, tiene que ver con el respeto que han observado los candidatos frente a las propuestas de sus pares. Esto, sin duda constituye un punto que dinamiza el flujo de las ideas y ayuda a los televidentes a centrar la atención en la esencia de lo fundamental: los contenidos programáticos.

Si bien los aspirantes a la presidencia han abordado una amplia gama de temáticas referentes a la educación, al campo, a la justicia, a las relaciones internacionales, etc., merece especial consideración la primera, como eje fundamental del cambio que requiere la sociedad de estos tiempos. Así las cosas, el giro social hacia horizontes más dignos ha de iniciar en la familia y luego en la escuela; donde deben converger los esfuerzos de la familia, del estado y de la sociedad para contribuir al desplome de la violencia indiscriminada, de la corrupción, de la injusticia social, dado que si estos flagelos no se erradican, no será posible la implementación exitosa de propuesta alguna.

Cabe anotar que varios países, ante los giros de la vida y de la economía han centrado sus esfuerzos y han destinado una generosa inversión económica para promover la educación. Por medio de esta estrategia se han fortalecido a nivel mundial; entre ellos, se pueden mencionar: Finlandia, Singapur, Nueva Zelanda. Se espera entonces que Colombia se prepare para incursionar en una nueva era, que la haga más visible y fuerte en el contexto internacional desde la perspectiva social, económica, política y desde luego desde el ámbito científico.

También te puede interesar:   En la recta final
Compartir: