El Valle del Cauca tiene los más altos números del país en materia de comercio de personas, por lo que el problema debe atenderse de inmediato. Solo Tuluá, Yumbo y Buenaventura cuentan con una casa-hogar para mujeres violentadas.

El municipio viene luchando sin éxito por no permitir el ejercicio de la prostitución en la Plaza Cívica Boyacá sin éxito. Con todo, no es este un sitio desde donde se promueva la trata de blancas.

Tuluá ha sido un municipio con una muy baja ocurrencia en materia de trata de personas, a diferencia de otras localidades del país y municipios pequeños como Quinchía, en Risaralda, donde existen redes organizadas para la comisión de este delito.

Así lo expersó Carlos Oc-tavio Quitián Martínez, secretario de Gobierno Municipal, ante la petición de la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, en torno a que los alcaldes de los municipios del departamento deben apoyar de manera efectiva la lucha contra la trata de blancas. Según Quitián Martínez, en los últimos dos años, el municipio solo tiene documentados dos hechos de trata de blancas, un primer caso de una joven que apareció en Ecuador y el segundo de una mujer que fue llevada con engaños a Chile para ejercer la prostitución.

No obstante, el Valle del Cauca figura como uno de los departamentos con mayor incidencia en relación con este flagelo, puesto que de cada diez casos que se denuncian ante la Fiscalía 93 de Derechos Humanos, siete corresponden a este departamento.

Luz Adriana Londoño, secretaria de Equidad de Género en el Valle, precisó que “el problema que hay en el Valle del Cauca sobre la trata de personas es de cuidado, con unas cifras alarmantes y hay que decirle a los alcaldes que es necesario tener un hogar donde podamos recibir a esas mujeres que vienen desprotegidas de otros sitios fuera del país”.

Al respecto, Francisco Antonio Girón, secretario de Bienestar Social de Tuluá, informó que ya Tuluá cuenta con ese hogar para la mujer violentada el que está siendo ocupado por varias de ellas aunque no todas se quedan de manera permanente.

Finalmente, Quitián Martí-nez dijo que si bien un sector de la Plaza Cívica Boyacá está siendo escenario para el ejercicio de la prostitución, no hay evidencias en cuanto a que desde allí se estén fraguando casos de proxenetismo.

También te puede interesar:   Bocas de Tuluá pide puente
Compartir: