“…porque a pesar de los altibajos, los momentos de derrota este equipo se lleva en el corazón”.

Al equipo de Cortuluá se le quiere porque todo lo ha construido a pulso y con grandeza a nivel nacional. Son 50 años de historia con sus respectivas altas y bajas. Así se construye su éxito, abajo y arriba, Cortuluá va por más y todos, rivales y amigos lo saben.

Gracias a Dios, de todos los que se dicen ser hinchas del Cortuluá todavía están los leales, los que siempre acompañan, los que se sacrifican para ir al estadio a dejar su aliento, incluso ahora que por decisiones de la Dimayor juega en cancha prestada y cuando sufren como hoy que está a punto de bajar a la B si esta tarde no gana. Los que critican con respeto y exigen de igual manera, ellos, nosotros, somos los primeros en sentir este dolor cuando pierden porque, como a nadie, nos duele más cada cosa que no anda bien en el equipo, ¡Nuestro equipo!

Aquello que no se puede expresar con palabras, esa necesidad incipiente de respirar, comer, soñar y vivir a través de una pasión, estar con el equipo de sus “amores”, tanto en las buenas como en las malas y las peores, es lo que usualmente conocemos como un hincha, un fans o un “enfermo” del fútbol, lo que para muchos es difícil entender, fácil de criticar.
El fútbol es el deporte colombiano por excelencia y los hinchas son el corazón de esta pasión. La experiencia de ver estadios llenos alentando a los equipos de nuestros afectos, es por eso, que todos los esfuerzos que ayuden a mantener esta tradición viva, son bienvenidos, porque al final, los fanáticos seguirán manteniendo la fidelidad por los colores del Cortuluá que semana tras semana los hace vibrar con el sueño de lograr una estrella que adorne su escudo, escudo que representa a Tuluá, la tierra donde la gente transpira y vibra con el llamado deporte de multitudes.

La historia sigue para Cortuluá y siempre al lado estará una hinchada incondicional y única, porque a pesar de los altibajos, los momentos de derrota, y hasta de impotencia, este equipo del centro del Valle se lleva en el corazón.

También te puede interesar:   "Nos quedan cinco finales": Técnico de Cortuluá Néstor Otero
Compartir: